IMPRIMIR

Detección de UXOs

Para la detección de proyectiles no detonados (bombas, granadas) o minas con carcasa metálica, ubicados a gran profundidad, Vallon ofrece dos métodos:


1. Inducción activa de impulsos

El sistema de la inducción activa de impulsos ofrece grandes ventajas cuando la tarea es detectar bombas o granadas ubicadas cerca de la superficie en suelos mineralizados, donde los detectores de hierro (gradiómetros) producirían demasiadas falsas alarmas. En combinación con un procesado especial de señales de UXO en el detector de metales, la gran cabeza de detección da excelentes resultados en la búsqueda rápida de bombas de racimo y minas con carcasa metálica.
La cabeza de detección grande de un detector de metales Vallon emite impulsos electromagnéticos en rápida continuación. En el intervalo entre un impulso y otro, el sistema electrónico detecta la reacción del objeto metálico al impulso precedente. Magnitud y duración de esta reacción electromagnética dependen del tamaño y la distancia del objeto metálico respecto a la cabeza de detección. El sensor evalúa esta respuesta y la convierte en una señal de alarma acústica u óptica que es fácil de interpretar.
Según las condiciones del terreno y la profundidad en que se desee buscar, se emplea una cabeza de detección de 30 cm. o de 60 cm. de diámetro.

2. Sistema de gradiómetro magnético

Los gradiómetros magnéticos no emiten campo magnético propio, sino que miden las perturbaciones del campo magnético de la tierra, que normalmente es homogéneo. Si en este campo homogéneo se introduce un objeto ferromagnético, el campo magnético propio de dicho objeto interfiere con el campo magnético de tierra local y homogéneo. Se habla en este caso de una distorsión del campo de tierra.

Cuanto mayor sea la distancia del objeto, tanto menos distorsión se registrará.

Por naturaleza, el grado de distorsión del campo magnético depende de varios factores, siendo los más importantes el tamaño del objeto y las propiedades magnéticas de éste. Cuanto mayor sea el objeto, tanto mayor será también la distancia, desde la cual el detector pueda localizarlo.
Si el objeto está magnetizado, es decir si posee campo magnético propio, las líneas de campo de la tierra serán desplazadas según la polaridad del objeto.
Por lo general los objetos magnetizados causan mayor perturbación del campo de tierra que los objetos sin campo propio. Sin embargo, en algunos pocos casos sucede que, debido a la orientación del campo magnético del objeto respecto al campo de tierra, la perturbación total resulta ser menor.

Los detectores de bombas son magnetómetros diferenciales, es decir, dos sensores de campo magnético están superpuestos a una distancia predeterminada y alineados con exactitud geométrica, además su configuración eléctrica es ajustada de tal modo que en un campo homogéneo dé un valor igual a cero. Cada uno de los sensores, al registrar un objeto ferromagnético, será influenciado en forma distinta.

La distorsión magnética se indica en nT. Mediante un selector de sensibilidad, la pantalla con –/+ 20 grados de escala es activada de acuerdo a la orientación del objeto en el suelo.


Este procedimiento puede emplearse tanto en la detección de superficie como en el sondeo por pozos y la detección subacuática. Además, desde hace más de 10 años está disponible nuestro software VALLON EVA2000® para la detección asistida por computadora, que permite el cálculo automatizado de posición y tamaño del objeto.

Para más información, por favor, consúltenos.



 


Noticias

Productos